Antes del último round…

La columna de nuestro comentarista Federico Gastón Guerra en su “Libreta de apuntes” de cada semana. A disfrutarla…

“Pero mejor cuando no soñás, pibe, y estás durmiendo

que es un gusto y no tosés ni nada,

meta dormir nomás toda la noche

dale que dale”

Torito, Julio Cortázar

El tango, dicen, siempre te espera. Podrá gustarte desde chico o aprender a quererlo desde más grande. O tal vez nunca te acerques a él. Pero ahí estará agazapado para el abrazo cuando alguna letra le quede a medida a tu necesidad de abrigarte…

Todo esto porque caí en melancolía pensando que llegamos a la última fecha del torneo con números en rojo por todo concepto deportivo con nuestro amado Celeste. En el ring imaginario del torneo caímos tres veces seguidas y eso te deja afuera de todo combate.

Nunca apareció el equipo en el campeonato y no pudo encontrar variantes ni desplegar un juego que abandone la derecha como todo concepto de ataque. Es verdad que este desierto también tuvo sus oasis en pasajes con Morón e Independiente Rivadavia o Sarmiento y Brown (Adrogué). Poco para apagar tanta sed de llegar más arriba.

Cierto es que, como se informó en El Show de Temperley, ya hay soplando aires de cambio con ráfagas que irán girando la vela de los vientos. Ojalá que quienes lleguen y quienes se van logren potenciar lo mejor de cada uno para fortificar y dar batalla a una B Nacional que será indómita en su nueva edición con equipos fuertes que querrán volver a la Súperliga y otros que buscarán seguir ascendiendo.

Este torneo, sin dudas, nos deja un sentimiento triste de quedar lejos de los arriba y no tanto de los de abajo. Serán 100 días para volver a enamorarnos los que nos separan de estos a aquellos de comienzo de temporada 2019 – 2020.

Mientras tanto nos queda Platense como última estación ya sin pasajeros en el andén de las ilusiones. Una melodía liviana con aire de tristeza se meterá en la piel de cada simpatizante que no dejará de pensar que en esta temporada todo quedó lejos de los objetivos: Copa Argentina, torneo reducido, clásico con Los Andes…

Por eso pensaba que la mejor síntesis la escribió el gran Chico Novarro en aquel tango El último round, todo lo dijo ahí: “¡Qué bronca! / Ver que la vida se apura / en cada cacho de sol / en cada noche de amor, /en cada curda. / ¡Qué bronca! / Saber que el tiempo se va / y abandonar la pelea, /antes del último round”.

Federico Guerra

Comentarios