Cero a la izquierda

Temperley igualó 0-0 ante Brown de Madryn en un resultado con sabor a derrota en el Beranger. El equipo no aparece, se fue silbado y encima Guevgeozian sufrió un esguince que lo dejará afuera (al menos) tres partidos. El Celeste viene en declive desde el partido con Ferro y no puede convertirse en protagonista de la BNacional.

Poco para rescatar. Tal vez la actitud del sprint final, más con ganas que con fútbol, mas con el vértigo de Mancinelli y sus desbordes que con sociedades, más con el amor propio que con una superioridad manifiesta (desde los nombres) que no pudo imponerse a nivel colectivo durante gran parte del partido.

Brown de Madryn fue un ordenado equipo que, con poco, se llevó un punto del Beranger. Uno de los más humildes, le robó un empate a este Temperley de grandes apellidos pero pequeñas actuaciones en lo que va de la 2018/19.

En el primer tiempo el equipo de Aldirico apenas inquietó con dos remates a distancia de Mancinelli y Prieto, y con un increíble cabezazo de Giordana de pique al suelo (sólo en el área) que se fue por arriba del horizontal. Hubo escasas triangulaciones, mucha distancia entre líneas y actuaciones individuales muy bajas. Ya en el segundo, el Gasolero fue puro empuje y mereció el triunfo sólo por las ganas, aunque fue más un “a la carga barracas” que un show de variantes. De hecho, se reiteró mucho con Mancinelli (lo mejor del equipo) y careció de llegadas por la izquierda. Lo tuvo Magnin un par de veces y también (otra vez) Giordana aunque el palo le dijo que no al ex Villa Dalmine que tuvo buenos movimientos pero que su racha adversa con el gol le generó alguna discusión con hinchas en el final del encuentro.

Aldirico sigue sin encontrar “el once ideal”. Atrás quedó esa racha numérica de 8 sin perder que entusiasmaba con más. Ahora, tras tres sin triunfos, el equipo vuelve a estar en una situación límite donde no tiene margen de error. Restan 6 finales. La primera será en Bahía Blanca y habrá que sumar de a tres para no empezar a mirar de lejos el reducido.

Pepe Tricanico

Comentarios