¡Costa serena!

El Gasolero venció 1-0 a los jujeños con gol de Ramiro Costa, en el debut de Aldirico como DT. ¡Y se sacó la mufa en casa! Temperley ganó su primer partido en el Beranger en 2018 (increíble) y consiguió algo de tranquilidad para que este nuevo ciclo tenga tiempo de trabajo, que es lo que necesita un equipo que sigue sin mostrar muchas luces.

Había que “ganar como sea”. Y se ganó. Punto. Temperley aprobó raspando el primer examen en la era Aldirico, pero ganó tiempo para poder empezar a convertirse en algo mejor y con pretensiones de animar la B Nacional.

En un primer tiempo casi sin situaciones Temperley y Gimnasia aburrieron a las dos parcialidades que se acercaron al estadio en un hermoso sábado primaveral. La única mala para el local fue a los 18 minutos , Fattori se retiró lesionado y en su lugar entró Leonardo Di Lorenzo.

Literal, no pasó nada más. Unas 40 personas se acercaron desde Jujuy para ver al Lobo en el Beranger. Mientras el segundo tiempo tenía el mismo tinte que el primero, la gente se empezó a fastidiar, entre reclamos y cánticos, a los 22 llegó un corner desde la derecha, para que en el primer palo Ramiro Costa desviara la pelota y se metiera dentro del arco. Gol de Temperley, delirio del hincha gasolero y bronca en el visitante. Dos minutos más tarde tuvo el empate Muñoz pero se llevó puesta la pelota que se fue al saque de arco.

Sobre el final, el juvenil Reinhart hizo la personal, dejando a dos jugadores en el camino pero la pelota paso cerca del palo izquierdo.

Temperley volvió a ganar como local después de casi un año, la última vez que logró los tres puntos en Tuedera fue ante Tigre por 2-1 en la fecha 12 de la Superliga.

*Síntesis*

*Temperley*: Castro; A.Sosa, Albarracin, Demartini, Prietto; Brum, Fattori; Giordana, Wilchez, Gonzalez; Costa.

*DT*: Cristian Aldirico

*Gimnasia (J)*: Limousin; Ferreyra, Bueno, Lopez, Sanabria; Frezzoti, Auzqui, Muñoz, Cordoba; Bailone y Contin

*DT*: Martin Astudillo

*Goles*: Costa 68′ (T)

*Árbitro*: Julio Barraza

*Estadio*: Alfredo M. Beranger

Comentarios