Temperley fue el Matador

En un partido con mucha intensidad el Gasolero le ganó 2 a 1 a Tigre en el Beranger. Lo perdía y lo dio vuelta con goles de Arregui y Sánchez Sotelo (de penal). El Celeste fue entrega y pegó en el momento justo. Tres puntos de oro para seguir luchando.

“Temperley no perdió nunca la paciencia. Y sin dudas lo emocional es clave para que los jugadores vuelvan a confiar en ellos y en el equipo”, declaró Gastón Esmerado, el DT Celeste minutos antes de la conferencia de prensa y en exclusiva para El Show de Temperley. Ya la chapa decía 2 para el Gasolero  – 1 para Tigre y con esas palabras “El Gato” definió un encuentro que fue de mucha entrega por parte del local y con momentos de buen juego del visitante que vendió cara la derrota.

El partido lo empezó ganado el conjunto de Caruso Lombardi con un buen tanto de Menossi a los 7’ tras pase de Janson y una floja respuesta de los centrales Celestes. Antes, el equipo de Turdera había tenido chances claras en el área visitante.

Tras el Gol el conjunto de Esmerado comenzó a transportar mucho la pelota sin encontrar conexión entre sus volantes y delanteros: estaban acelerados y no jugaban con el orden que impone el DT. Hasta que a los 14’ Scifo (con un rebote afortunado) hizo la banda y envió un centro casi llovido para que Arregui se metiera entre los defensores de Tigre y con un cabezazo de pique al suelo se llenara la boca de Gol y de empate. De allí el juego se hizo intenso y de ida y vuelta con chances para cualquiera, la moneda estaba en el aire y podía caer cara o ceca.

El equipo de Victoria decidido a ganarlo se paró con Pérez García como abastecedor de los delanteros Janson y Passerini más Caire subiendo para envíarle centros cruzados. Con ese panorama el fondo de Temperley sufría cada pelota que merodeaba el área grande. Hasta que el Gasolero encontró en Ozuna una jugada en la cual se metió en el área, mano del defensor (Rodríguez) y penal convertido por Juan Sánchez Sotelo. La alegría lo invadió todo. Costa tuvo una más en el final del primer tiempo con un cabezazo que pasó cerca.

La intensidad no disminuyó en el complemento. Probó Pinto a los 2 minutos para el local, lo tuvo Pérez García de Tiro libre y bien Ayala. A los 13’ Ozuna (no estuvo lo preciso que lo conocemos) le dejó su lugar a Montagna quien se conectó en el partido y tuvo una chance inmejorable que tapó brillante el debutante 1 de Tigre, Maximiliano Díaz. El Matador refrescó su ataque con el Chino Luna y Depetris. Por el Celeste entró De Ciancio por Costa ya que el equipo carecía de tenencia de balón (un tema a mejorar para no sufrir tanto) y eso le dificultaba cuidar el resultado. El guardameta de Victoria tuvo una tarde inspirada y le sacó el gol a Sotelo; por su parte Josué (dio muchos rebotes) también se lució varias veces.

El festejo fue largo en el Alfredo Beranger y dejó un sabor dulce que contagió a Esmerado quien apenas terminado el encuentro dijo estar “muy feliz”. Como todos nosotros.

Comentarios