Una Academia de errores

Y no fue Racing, sino Temperley que jugó un muy mal partido en el Cilindro y perdió bien por 4-1. El equipo de Alvarez se pareció más a aquel de los 13 puntos en una rueda, que al que se salvó del descenso. Hay mucho por mejorar. Y ahora, sin Racing ni River en el horizonte hay que empezar a sumar para no hundirse en los promedios.

Bajo una intensa lluvia, La Academia venció en el Cilindro de Avellaneda al Gasolero por 4 a 1. Triverio (46′), Zaracho (64′), Vittor (73′) e Ibargüen (85′) le dieron el triunfo a los dirigidos por Diego Cocca. Ramiro Costa (81′) marcó el descuento parcial para los de Gustavo Alvarez.

Enrique Triverio abrió el partido con un gol clave en la última jugada del primer tiempo, aprovechando un error entre Aguirre y Josué Ayala tras un saque de arco del local. Temperley lució errático, inofensivo y perdido dentro del rectángulo de juego.

Ya en el complemento, Racing se aprovechó de la desesperación del Cele (que mejoró sus circuitos, aunque tampoco pudo superar en ningún momento al local) y liquidó rápido la historia cuando Federico Zaracho puso el 2-0 a los 19′ del segundo tiempo. No hubo equivalencias, la jerarquía individual sumado al mal rendimiento colectivo de Temperley hacían estragos en ese contraste cada vez que Racing se lo proponía.

Luego, Sergio Vittor clavó un golazo de tiro libre al ángulo superior derecho del arquero Ayala e Ibargüen aprovechó una contra para marcar el cuarto en otro show de desconciertos desde lo defensivo. Ramiro Costa, de cabeza, había descontado para Temperley tras una buena maniobra y mejor centro de Ezequeil Montagna por derecha.

Racing se recuperó de la eliminación de la Copa Argentina ante Olimpo (4-2) y llega con más confianza al duelo que tendrá el miércoles en Brasil ante Corinthians, por la Copa Sudamericana. Temperley, en cambio, dio un nuevo paso atrás y estuvo más cerca de la pálida actuación ante Defensa por la Copa Argentina que de la buena imagen que había dejado ante River. Ahora, a dar vuelta la página pensando en Rosario Central.

Comentarios